OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS

lunes, 30 de enero de 2017

MARCELO JUAN VALENTI: "Ópalo, alhucema y delirio"



OPALO, ALHUCEMA Y DELIRIO
 

si martirio es la palabra, y furia y desenlace
¿por  qué este apremio de ópalo
                     alhucema
                      delirio?
 
                                    Marta Ortiz


1-

Yo era el rey del patio y
me orbitaba una muralla de adultos
portadores de tiaras y estandartes. Recuerdo el
merodeo de
gatos negros
con ondulaciones de estrellas
muertas. Escondido graznaba
un piano, orgulloso,
ajeno, temible, perdido
en aquel tiempo que ha sido devorado.


2-

Vagabunda contemplación de 
cuerpos
como ópalos
bajo un cielo
festoneado de
delirios. Alhucemas
desaforadas
ríen burlonas,
cómplices, traicioneras.


3-

Barroco, 
como
urdimbre de pétalos,
como la furia de una sinfonía infernal
de goces. Apremiado por
el desenlace, mis
gestos tiemblan en las comisuras. Una palabra
que no hallo, se iza,
espléndida.


4-

Aislados,
los indicios.
Curiosidades, molestias,
inconveniencias.
Lo desconocido
insiste
hasta sobrevenir. 
El martirio del placer, los ojos en techo,
que permanece inmaculado, inconmovible.
Lejos.


5-

Desentierra
una rayuela,
vestigio de infancias infinitas.
Se la arrebata
a la tierra y a la hierba
sobre las que la rayuela era imposible.
Las hormigas y el
tiempo
han legado un
cielo impecable.
Rayuela, dice, 
los ojos grandes,
las manos sucias.



MARCELO JUAN VALENTI Rosario, 1966. Publicaciones: Paralelo Protervia, novela en co-autoría con María Luisa Siciliani (Ciudad Gótica, 1998); Una langosta en la casa invisible, cuentos (Viajeros de la Underwood Ediciones, Rosario 1999); Presagio de la reina ciega, poemas (Los Lanzallamas, Rosario 2002), Caballo Bifronte, prosa poética en co-autoría con Susana Rozas (Los Lanzallamas, Rosario 2003, Juego de abadesas, poemas (La Luna Que, Buenos Aires 2005), Jardín Espejo y Espejo Jardín, poemas, 2010. Sus trabajos fueron incluidos en la antología Animales Distintos. Muestra de escritores argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesenta (2008); El cálido paisaje del agua (recopilación de poemas del autor por editorial La Espada Rota, Caracas, Venezuela).

domingo, 31 de julio de 2016

Alicia Pastore (*) ENHEBRADOS

Alicia Pastore, Enhebrados (La luna que, Buenos Aires 2015)

























MARGINALIA

“Enhebrados” se construye como una trama. Los poemas se anudan unos a otros como un bordado que a la vez se reuniera y se desplegara en la tela que es también el libro de la poeta Alicia Pastore, editado por La luna que, en 2015.

Palabra delicada, cuidadosamente seleccionada a partir del buceo a fondo en el caos de la lengua; palabra tributaria de una observación finísima, susceptible de captar aun el detalle mínimo que solo la poesía ve.

La lluvia abre la escena y también la cierra: banda de sonido necesaria, telón que invita al descanso, momento en que el resto del mundo desaparece dando paso a la omnipresencia del huésped. Pienso: si hay un huésped es porque hay un anfitrión dispuesto a alojarlo: ¿el deseo o la necesidad de escribir? Sabemos que el visitante “se acomoda al impulso del hambre”, que la poeta lo banca aunque el vértigo rodee la búsqueda: “asoma sus ojos/ al aljibe/ de los espejismos”. El espejo-espejismo devuelve la imagen de los ausentes: el ciego, la mendiga, el inmolado, el hombre de manos de pan (y su mujer y su hijo), las víctimas de “un sistema/ sin pudor”, y más. Una mirada de infinita compasión detiene la letra en ellos: “declina otra tarde/ en el crepusculario/ que arde en su pupila”.

Después de un largo día, la noche cómplice siempre llega: hora de replegarse en la palabra para la Entrega diaria, momento en que caen las máscaras y se devela el verdadero rostro de la poeta.

©Marta Ortiz
 


Poemas transcriptos del poemario Enhebrados:

copula
con la inocencia
aveces

un erial incumplidor
hace crujir
el deseo desde lejos
si hay huésped
hay memoria

se ven las casa
que soñaron
en colores:
mediodías con rostros


abandono

edifican pájaros,
el discurso
es libertario

el albedrío, un
reverbero mezquino
concebido en las alas

los pájaros
no saben del riesgo
de volar
en las alturas,
ni del viento que empuja

y caen

de la mano expandida
y del credo


credo

busca
un dios precario

un rostro

una luz
que despeje
los indicios

pero las lámparas
no alumbran
estas cuestiones

solo vigilan
el punto de fuga



sale de la casa la mujer

y sin mirar a la mendiga
le da una moneda

que dios la bendiga

dios, que no es sordo,
la acompaña
hasta la farmacia

declina otra tarde
en el crepusculario
que arde en su pupila


el regreso
a la casa
es lento

la noche, un embudo
que la suelta
en los espejos

busca su rostro final

una procesión
de sudarios
se abalanza
a recoger las máscaras


la noche revienta
en un espasmo de presagio

es inabordable
el gesto claro

pasan sombras
junto a los párpados,
un casi imperceptible
olor a lirios
la conmueve

algo anda por ahí
algo anda
y no la detiene



noche

páginas secretas
se sacuden ágiles
bajo su penumbra,
lo saben sus asiduos
inquilinos

el diurno duerme,

su corola de sueños
le asegura
un espacio adecuado

al despertar,
algo ve a contraluz
algo ve,
y llora



(*)
Alicia Pastore nació en Buenos Aires, donde vive, el 29 de Noviembre de 1949.
De mí, nada: vagos recuerdos de talleres literarios, unos versos en papel, un grupo, una revista, un pr..., lo de siempre, nada.
Ahora, si hablamos de Poesía, ésto sí es algo serio. Siento que me toca el hombro, me dice: no me eludas, la opción es: "conocimiento o muerte". Saber que la muerte nos topa en cada ausencia, prejuicio, exclusión o miedo, facilita mi elección.
Eso, tan poco y tanto.
Escribe y difunde poesía a través de las siguientes páginas:
http://agnesyelnomeolvides.blogspot.com/
http://www.ivoox.com/escuchar-un-caos-lucido_nq_1274_1.html




viernes, 8 de julio de 2016

JAVIER A. SALEH (*) Sujeto sobre uno avos


 Sujeto sobre uno avos, Javier A. Saleh (Buenos Aires, 2016)
OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS


Micronota para un Sujeto poético que no se deja encasillar



Sujeto sobre uno avos es un poemario diferente, y lo diferente genera el impostergable deseo de saber más, de penetrar el secreto.
Sujeto sobre uno avos no se deja comprar. No se encuentra en librerías. Encontrarnos con el cuerpo físico del libro implicó buscarlo, en vivo y en directo, al entrañable acto de exhibición y agregados sucedido en el Centro Cultural El Colectivo, de Villa Urquiza, el 21 de mayo pasado, donde se dio cita una montaña humana atribuible a la suma de poetas, amigos, familia y público en general. Por alguna razón de índole maravillosa, Sujeto... nos atrajo, nos llamó, nos hipnotizó.
Poemario con epígrafes múltiples de autores inhallables, títulos tachados (no todos pero algunos), reemplazados por otros que se entienden definitivos. Regalo adicional: las imágenes intercaladas del artista fotógrafo francés Gilbert Garcin, tan inquietantes como los poemas. Un prólogo apócrifo, dedicatorias varias, y, si nos ponemos a inventariar, algunas peculiaridades más vamos a encontrar, ecos del maridaje constante entre humor, ironía y paradoja. 
El "uno" apoya en el "otro plural" que a su vez sostiene al uno. Cierta circularidad deseada, la dimensión del absurdo, toda la belleza y el desencanto que nutren a la naturaleza humana están allí, palabra a palabra, poema a poema, en las páginas de Sujeto sobre uno avos.      
©Marta Ortiz



Selección de poemas:


“Ya sido (yacido)
y aún escribir ya
lo que ya en otro
definitivamente no
pero no ya desde mí
no, y tal vez así de igual
yo en vez de él
y sin embargo no
no ya lo mismo
y no ya
y no
no, sobre no,
todo”
CAMILO MORAL
Yo, periódico


El jardín de los yo que se bifurcan

(Ayodado en sí)

Por ahí la suerte
por una vez
de vez en cuando yo

su entonces otro de mí
se huya algún minuto
a la vez que yo

allá la intemperie muy adentro
permanezcan las cosas aquí
cuando menos yo

quizá cada vez su cada otro
así tal yo te digo
debieras vos casi nada yo

porque no hay ahora sin verbo
ni hay ya fin de qués de cómos
y de pronto yo

porque en vez de andar
como ninguno en vos

sin más

elegí a pesar de mí
todavía yo

y ayoderse.

 ...

¨Lo único que espero de la poesía
es una dentadura postiza
y unos anteojos de descanso”
CAMILO MORAL
Manto negro

“Elijo escribir que respirar,
o hacer buceo ”
MATEO GALÍPOLI
Ídem al anterior8




(Poema que no necesita un libro de poemas)

Si no se escribe con dedos en los dedos
con lo más árbol filmado de cerca
con lo detrás del párpado
su caos tallado a yo
con lo mono nuestro de cada día
con fuera de la arena
el grano de arena
con para siempre esa espalda yéndose
el eje no será nunca el alrededor del péndulo

porque los muertos votan
y sólo cuando dejo de escribir
están ahí las calles empedradas
el ruido del sol con su caída

se escribe (el impersonal siempre hebra el yo)
con el cadáver de la poesía
pero la poesía no es siempre
Dios bien fotogénico
parecerse al clavo solo en la pared
(que sostiene la falta de aire)
también es la humillación
de una oscuridad vacía
el olor a semen del silencio
su llevarse la contra

escribir es el mar amarrado a una isla
es hundir las manos en el papel
y buscar en la hoja en blanco
como si bajo la pluma hubiera
una mujer que no nos ama o un hombre
o una roca pintada de payaso

escribo sobre un país que no es mío
donde no vuelve a crecer el pasto
donde las pibitas que se cojía Mao
siguen pidiendo por favor
y el cadáver de Moreno
sigue cayendo al mar
envuelto en una bandera inglesa.

Si, ya sé, poesía pobre hubo siempre

es que me están creciendo los ojos
de tanto escribir
y por más que haga miles de dedos
no alcanzando,
el silencio ocupa más espacio
el silencio con su puño en alto.

Se escribe para retirar el simulacro de los ojos
con ojos incluidos
porque si el oficio de perder
no fuera un estacionamiento de poemas
si el veredicto del tiempo
no entrase por otra cerradura
si enumerar la soledad
no fuese lo contrario de estar solo
como una nueva geografía
mejor ser un monumento saludando
mejor una nube a mano o una pared para mirar

mejor la nada
mejor el silencio a todo volumen.

La lluvia
se multiplica
cuando deja de llover
pero nadie
nadie puede decir demasiado silencio

y yo tampoco,

todavía no.


 ...


“¿La margarita enamorada, qué deshoja?”
WILLIAM IRWING
Solo frente a la partitura para cuatro manos


Todos los caminos conducen a Aristófanes

(Yo también)

¿Existirían o no Río Negro y Neuquén
si en vez del árbol
Adán y Eva hubieran visto el bosque?

¿vuelan los pájaros
porque también se escapan de sus alas?

¿qué hace la noche para anochecer?

¿no hay paso a nivel de poesía?

¿los creyentes
antes de morir
ponen el cronómetro en cero?

¿no será, ser la botella,
que envuelve al barquito?

¿cómo se saca, en caso de incendio,
el martillito para romper la ventanilla del tren?

¿cada menstruación es una vez menos?

¿por qué hay estatuas que coinciden
con cada cagada de paloma?

¿desaparece el poema si ponemos Videla?

¿a la izquierda del Che está la pared?

¿en qué barco británico
se fue a qué país francés
nuestro qué padre
San Martín de la patria?

¿los ciegos, cuando mueren, no ven, la muerte venir?

¿no está Dios ahora sintiendo los dolores de los clavos?

¿partir es no llegar a la otra orilla?

¿definen nena los agujeros en las orejas?
¿y los agujeros en la pared, qué definen?

¿cuánto marca el capitalismo
en el velocímetro roto?

¿qué cuenta hizo Jesús con los panes?

¿la muerte tendrá tus ojos Borges?

¿cómo será, cuando yo no esté,
el escudo de San Lorenzo?

Definitivamente,

te amo

es una pregunta capciosa.


...


 “El hombre se jubila recién a los 65
y su esperanza de vida promedio es 70 años
si no se suicida antes o es militar”
CÉSAR S. BLANCO
Maestro mayor de obras
frente al iceberg en verano

“Qué terrible lo que pasó en Uganda
no es decir yo”
WILLIAM IRWING
Uno, dos, tres muchos sí mismos



Lactancia al ras del cielo

(Déjà vu frente al espejo de mano)

Tu hombre nuevo
se declaró culpable
por llegar antes que la necesidad
(de haber un hombre nuevo)

yo por yo sigue dando cero
la tabla del otro ya no funciona
otro por otro
igual a diente por falta de diente.

Te están educando para tener hambre
a la hora que abren los restaurantes
para dar nombres y apellidos
para exagerar tu inglés tu quechua
discar el número de la policía
contar las noches que no soñás
las cruces y la cantidad de sombra
que hacen los barcos hundidos.
No saber nada
pero mirar para adelante
no entender nada
pero durar en silencio.

(no hay fotos de Marx
con mameluco de mecánico
ni obreros que sepan de qué
murió Kropotkin)

Dejaste de comer zanahoria
y pasaste al vidrio
tenés memoria para el número de documento
pero olvidaste los ojos al nacer.


...


“Hasta hoy se preguntaban si las hormigas
también sienten este hormigueo
cuando las están por aplastar”
CAMILO MORAL
Marabunta


El sujeto mira con binoculares
el movimiento social

(Ipso facto)

Hay una verdad con los dedos cruzados
como pájaros con frío en un mismo pulmón

todo doblarse a cero es otra flor artificial
el ensayo por corte da una historia vencida
otros cien grados sin vocación de vapor

la prolijidad con que se suceden los hechos
esa higiene para medir los puños caídos
el grito innecesario de darse por muertos
son breves cuadros de un atardecer
que no preguntan si ahora es el momento.

Otra vez la pendiente abrupta
otro líder al que no se le ven los ojos.

Un montón de cabos sueltos
se ovillan entre sí
al menor cambio de luz
como cabellos recogidos
destinados a echarse para atrás

como un agujero comido
sin la dirección exacta
nuestro río no se mueve nunca
esas cadenas huelen a contratapa
flechas y banderas
en la atmósfera de la luna

como cifras redondas
de a uno por el viejo molinete
evidentemente no saben
no sabemos (nunca sabemos)

que te llevan también
con sala de estar
o no estar

con Shakespeare y todo.


 ...


“La vida no imita al arte
copia mal
los detalles de la muerte”
Conjetura de la nada9



(Era bella) 

¿No estás cansada vida
de no dar nunca el mal ejemplo?
de llevar la muerte a caballito?
ser nada infinita y no poder desvidarte?

¿cómo hacés para enamorar a tantos
para verlos caer de a pedacitos
en litros de misterios
apagados ya sin vos que te quedás mirando
demasiado así, como si muerte?

como si fueras vos la que está a babucha
y la muerte desbocada,
todavía relinchando.





Gilbert Garcin, Narciso torturado, 2001




(*)
Javier A. Saleh Nació en Boedo. Se inició en el arte con “La Contradicción” programa de música y literatura en Radio Catedral de Morón (1998) y luego en Radio Comunitaria de Caseros  (2001 y 2002). Con el grupo de poetas “los 12 Griegos” fundaron el Taller de Poesía Autogestionado “La Mesa Cuadrada” y desde 2002 al 2006 gestionaron la poesía en diferentes casas, gratuita y horizontalmente.  
Junto a Marcos Bentos crearon “Cero Coma Nadie”  programa periodístico político, primer premio a la producción radial independiente 2007 de Radio Palermo. En Radio Caseros “Cero Coma Nadie” fue elegido mejor programa Periodístico del país, de radios independientes en el 2008.
Fue uno de los fundadores de La Hernia de Sísifo, grupo multiartístico de 12 integrantes que en forma gratuita desde el 2009 recorrieron el país durante 5 años, encuentros poéticos donde la música en vivo, la poesía, el periodismo, el teatro y el cine se interceptaban en un formato de Radio Abierta.
En 2013 inició el proyecto de Taller de Radio “Tres Coma Catorce” en escuelas Rurales. Ahora también en el barrio de Liniers, CABA, donde inauguró el Taller de Escritura “La Cesárea”. En 2013 junto a Marcos Bentos crearon “Paso de Jama” productora con la cual editaron gemas musicalizando a poetas de todo el país, leyendo poesías de otros.
En 2014 dirigió y guionó el Documental “La Nuestredad, historia de una montaña”. También sus poesías relataron las intro de toda la Serie Documental “De Glew a Paso del Rey”. Fue guionista para la Productora Uramielo en los cortos “La Tela es Violencia” y “Herodes No”.
Invitado como relator y guionista del proyecto musical “La Correntada” participó del LP “Hilito de Agua, 3000kms de historias” próximo a editarse. Por ahora ha expuesto un sólo libro: Sujeto sobre uno avos (2016). Tiene otros tres inéditos.
Estudió Ingeniería Mecánica y Filosofía. Da clases de Física, Análisis Matemático y Dibujo Técnico en Escuelas Secundarias. Recorrió en moto (solo) toda la república Argentina, Uruguay, sur de Brasil, toda Bolivia, Chile de taco a punta y en el 2013 cumplió lo que parecía su máximo sueño : Cuzco en su Kawasaki Ltd 454. Aunque todavía sigue llegando de su Meca motociclística: su flamante viaje a Ecuador en moto en el 2015. Hincha de San Lorenzo y militante de la vuelta a Boedo.